Historia del Teleférico

El teleférico del Teide conmemoró en el 2011/12 su 40 aniv. Un reto de ingeniería compartido con todos los tinerfeños.

 

Antecedentes

A lo largo de nuestra historia surgieron varias ideas y propuestas para la construcción de un teleférico que facilitara la ascensión del Teide a todo tipo de visitantes. No obstante el único proyecto que finalmente vio la luz fue el del señor Don Andrés de Arroyo y González de Chávez. En uno de los viajes allá por 1929 por Alemania y Suiza, quedó impresionado por la cantidad de teleféricos que existían en las regiones que estaba visitando y de las magníficas vistas que se podían divisar desde lo alto de las estaciones. A su regreso decidió no escatimar esfuerzos para dotar al Teide de un teleférico que facilitase el ascenso a todos los visitantes para que pudiesen disfrutar de las maravillosas vistas que desde allí se divisan.


El proyecto

El proyecto de construcción inicial de Teleférico fue redactado por el Ingeniero de Caminos Canales y Puertos Don José Ochoa Benjumea en 1930. Se trata de un sistema del tipo funicular aéreo dividido en dos secciones. La primera enlazaría Montaña Majúa con Montaña Fría con dos cabinas en vaivén y capacidad para 35 pasajeros. Desde esta estación partiría la segunda sección con un sistema de cabina única con capacidad para 15 pasajeros, alcanzando la estación terminal. En 1960 se redacta la memoria y proyecto definitivo para su construcción, tomando como base el proyecto original del Ingeniero Ochoa. En el proyecto definitivo se traslada la estación inicial de Montaña Majúa a su ubicación actual, con lo que se suprime una torre y se reduce el desgaste del cable vía. El proyecto definitivo del teleférico fue redactado por el Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos don Miguel Pintor Domingo y el Ingeniero Industrial Don francisco Trujillo Armas..


El trazado

El trazado elegido fue escogido para aprovechar la pendiente del terreno como elemento favorable, ya que facilitaba la instalación de los castilletes o torres, poniendo en línea la estación inicial con el único lugar en el que se podía ubicar la estación intermedia, al ser de roca sólida. Adicionalmente este trazado permitía llegar a la estación final sin utilizar castilletes.


La construcción

La construcción del teleférico se inicia en abril de 1962 con el replanteamiento sobre el terreno de la traza que seguiría la instalación y los sondeos del terreno. Estos trabajos se finalizaron en 1963 y son los que permitieron determinar la ubicación exacta de las estaciones y de los cuatro castilletes o torres que sustentan el cable vía.

Las obras comienzan el 4 de septiembre de 1963 con las excavaciones para la construcción de la vía de acceso hasta la ubicación de la estación inicial. Para la construcción del teleférico, se emplearon 8 años, finalizándose el 27 de Julio de 1971 con la firma del acta de recepción provisional del primer tramo del funicular. Las dificultades principales se centraron en los periodos de invierno, ya que debido a las nevadas y las bajas temperaturas en el mejor de los casos solo se podía trabajar en la estación inicial.

Inicialmente los materiales se subían utilizando burros o a hombros de los propios trabajadores, hasta que se instaló un montacargas y en 1967 se puso en funcionamiento un teleférico auxiliar que agilizó las labores de construcción. La obra civil y cimentación corrió a cargo de la empresa Entrecanales y Tabora S. A. Las obras de instalación del funicular fueron realizadas por la empresa italiana Ceretti e Tanfani S. A.


El viaje inaugural

La inauguración del teleférico se realizó el 18 de julio de 1971. El 2 de agosto de este mismo año comenzó a funcionar, dando así lugar al comienzo de una nueva aventura en las Islas Canarias, un proyecto único que desde su viaje inaugural ha sido disfrutado por cada uno de nuestros visitantes.

 


La renovación

Entre 1999 y 2007 se acomete la renovación de la instalación, sustituyendo las cabinas existentes por unas nuevas de diseño más aerodinámico y moderno. Se sustituyen los cables vía y de tracción así como las cuatro torres. Las estaciones se someten a obras de mejora para adaptarlas a las nuevas necesidades e integración en el entorno. También se renueva toda la maquinaria y la central eléctrica. Además se cambian los sistemas de seguridad y control y se establece un plan de revisiones periódicas y seguridad.